Fui introducida a mi Nahual (signo de energía maya) al inicio de mis veintes. ¡Me sorprendió muchísimo! Fue la primera vez en mi vida que pude entender una parte profunda mía, y algo se activó dentro. Esto abrió mi curiosidad por querer saber más sobre el Calendario Sagrado y la Sabiduría Maya como parte de mi herencia cultural guatemalteca.

 

En el 2013, el camino me llevó a conocer a un Guía Maya Kaqchikel cuyas enseñanzas iban a cambiar mi vida para siempre. Las sincronicidades fueron tan fuertes que no podían ser ignoradas y él se convirtió en mi maestro de Sabiduría Maya. Me invitó a vivir con él y su familia (algo que rara vez sucede), y le dije que sí sin dudarlo. Dejé todo atrás y me fui a vivir con ellos durante meses, sumergiéndome en una burbuja mágica de sabiduría y ceremonias. Así fue como fui iniciada en este camino sagrado, siguiendo el linaje Kaqchikel.

 

Después de un tiempo, tuve que continuar mi viaje por mi cuenta, comenzando el proceso de reconexión con mi propia sabiduría, pero ahora guiada por los Ancestros. Ha sido un gran viaje de autodescubrimiento, dejando caer ilusiones y patrones, auto sanación, empoderamiento, descubriendo mi propio camino y recordando.

 

Compartir estas lecturas y lo que he aprendido hasta ahora ha sido una verdadera bendición. He podido reconocerme a través de los ojos de los demás y he conocido a personas increíbles con hermosos dones y caminos únicos que me ayudan a seguir aprendiendo.

 

Jen Soto